Jacques Morel, el violista olvidado